El probador: Enemigo público #1

Hace unos días lanzaba una pregunta en facebook: ¿¿soy la única que se ve peor en los espejos de los probadores que en los de su casa??

Probadores sexo en nueva york

Todo vino porque hace unos días pasé por Zara a probarme cosas (ha sido mi cumpleaños y mi madre siempre me regala dinero para gastar en ropa). Quise probarme la famosisima falda-pantalón-de-Zara-que-tiene-todo-cristo-pero-que-me-parece-divina-y-yo-también-la-quiero. Esa falda.

Falda Pantalón Zara

La encontré en negra y fui al probador con ella y un par de cositas mas. Me sorprendió gratamente cuando me la probé y entendí por qué le gusta a todo el mundo. Es un mini short de punto muy cómodo con una tapita en pico por la parte de delante que simula un pareo. Es muy favorecedor. Pero… a pesar de que me quedaba bien, ví en el probador algo que no me gustó nada… ¡El Horror! ¡¡Celulitis!! O.O

Vale, ya sabía que estaba allí, soy consciente de que me cuido poco, pero siempre he llevado minifaldas y shorts en verano sin pasar demasiada vergüenza en ese sentido porque no tengo demasiada (ni celulitis ni vergüenza). Vamos lo normal. Pero en ese probador, con esa luz cenital, todo se magnifica. Es como el Gran Hermano de los probadores… y pasé miedo. Pensé: “¿Me habré pasado con las cenitas fuera? ¿Tendré que gastarme la pasta en el Somatoline Cosmetics Reductor super mega plus? ¿Tendré que comprar ese grupón de cavitación, plataforma y nosequemas por 39euros en clínica Jenni que me mandan todos los días? Total que me vestí, deje la ropa que me había probado, falda pantalón incluida, y me fui a casa, sin pasar por ningún probador mas, deprimida y con ganas de pollo y piña… :(

probador, como me queda

A la tarde, mientras me arreglaba para ir al trabajo, me planté en ropa interior frente al espejo, me puse de puntillas (truco para estirar los muslos y gemelos y verte mas estilizada) y dije: ¡Coño Mery! ¡Pero si tampoco estás tan mal! Me apreté las carnes con la mano y ahí salió celulitis la justa, pero vamos que no voy por la calle pegándome pellizcos como para que se me note tanto andando. ¿Donde están esos muslos llenos de cráteres y anchotes que vi en el espejo de Zara? Pues chicas, no lo se.

Después de hacer la pregunta que abre el post en facebook, descubrí que no soy la única que se siente así frente al espejo de una tienda. Y entonces llega mi duda: no me creo que esto no esté estudiado. Las luces, el tamaño y la disposición de un probador debe ser una parte fundamental del diseño de una tienda y la estrategia de una marca. No me creo que dejen eso al azar. Y entonces…¿por qué casi siempre el efecto es negativo? Esta claro que si me veo fea en el probador no me compraré la ropa que me estoy probando.

Para quien no le pase esto y piense que a las que nos pasa es porque no nos vemos bien con nada y tenemos el autoestima por los suelos, os diré que eso no tiene nada que ver y que no es el caso en cuestión.

Chiara Ferragni The blonde salad

Si, si, es Chiara en sus años mozos (2009)

¿Os pasa a vosotras también? ¿Os pasa al revés? También se de gente que se ve estupenda en los probadores pero que luego al probárselo en casa se da cuenta de que no le sienta bien. Yo creo que el motivo en este caso puede ser la euforia por probarse y comprar cosas nuevas y que cuando esa euforia remite, te das cuenta de que la compra no era tan buena como parecía.

Pero cuando vas predispuesta a comprar y lo único que consigues es salir del probador con una depresión en cada mano… ¡Es frustrante!

Anuncios

¿Qué opinas tu de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s